Translate

lunes, 20 de diciembre de 2010

ESTIRAMIENTOS=FLEXIBILIDAD=STRETCHING

Antes de ponernos a estirar debemos de saber que es lo que estiramos, cómo debemos de estirar, durante cuanto tiempo, y demás detalles que intento resumir a continuación.
Concepto de estiramiento- Capacidad de un cuerpo susceptible de estiramiento, compresión o deformación al aplicarle una fuerza externa, tras la cual es capaz de recuperar su forma original.
Ahora bien, todos hemos oído otros términos cómo; stretching y flexibilidad. ¿Pero que son y que diferencia existe entre ellos?.
El stretching es un término que se puso de moda en los gimnasios y club deportivos hace ya muchos años, tomando un concepto más global, mientras que el estiramiento era más analítico.
Por otro lado la flexibilidad es la capacidad de un cuerpo para ser deformado sin sufrir daño estructural y que repercute en los distintos elementos que forman la articulación: cápsula articular, ligamentos y cartílagos articulares que estabilizan pasivamente una articulación. Sin poder olvidar la piel y de los distintos planos de deslizamiento entre esta, el tejido conjuntivo que recubre el músculo y el músculo, ya que todos estos repercuten en la flexibilidad.
Viéndolo desde una perspectiva global y desde un punto de vista funcional llegaremos a la conclusión de que elasticidad y flexibilidad es lo mismo.
Aquí se me ve a principio de los 90 en plena muestra de que para mejorar la elásticidad de los tejidos se debe de trabajar la flexibilidad, ya que ambas cualidades están intimamente relacionadas.


Pongamos el ejemplo de que pretendemos estirar el conocido Bíceps braquial. Pues bien al estirar este estamos obligados a estirar también la musculatura flexora de los dedos, del carpo o muñeca y del antebrazo y la musculatura aproximadora del brazo o pectoral. Como en la foto, en la cual se puede observar que estiro toda la musculatura flexora de la mano, de la muñeca, del antebrazo, del brazo y aproximadora del brazo, poniendo en tensión los elementos cápsulo ligamentosos de las articulaciones de la mano, codo y hombro.

En primer lugar posamos la mano totalmente extendida sobre la superficie en la cual fijamos el estiramiento, progresivamente vamos aumentando la tensión, comenzamos lateral al brazo, para poco a poco ir girando el tronco quedándonos totalmente de espaldas a la mano. Y aun estiraremos más si posamos la otra mano forzando el estiramiento del pectoral sobre el esternón


Otro ejemplo sucede en el estiramiento de los conocidos gemelos. En este caso se trata del tríceps sural compuesto por lo gemelos, el sóleo y un músculo muy pequeño llamado delgado plantar.  Pues bien para estirar los gemelos y el delgado plantar los deberemos de hacer con la rodilla totalmente extendida, ya que se insertan a nivel del fémur próximo a la rodilla
Mientras que en el caso del sóleo deberemos de colocar la rodilla de la pierna de apoyo flexionada, puesto que este no tiene insercionaes a nivel de la rodillo, sólo a nivel de la articulación del tobillo o tibio-tarsina.



Otro concepto que considero necesario saber para entender todo esto, es la unidad miotendinosa, que es la formada por el músculo y el tendón. En el caso de los gemelos y sóleo el tendón es el conocido tendón de Aquiles. Los músculos son los motores que a través de los tendones transmiten la fuerza mecánica a las articulaciones para realizar el movimiento.
En el músculo destaca un tipo de proteína llamada elástica y en el tendón por su parte el colágeno. La elástica le da características elásticas al músculo, mientras el colágeno le da consistencia al tendón.
A la hora de estirar lo primero que se estira es el músculo, ya que dentro de la unidad miotendinosa es el elemento más elástico. Pero si sólo estiramos el músculo nos encontraremos en la primera fase del estiramiento, conocida como la fase elástica, y no estaremos mejorando la elasticidad.
Para que realmente surja efecto el estiramiento deberemos de llegar a la fase plástica, segunda fase del estiramiento.
¿Cómo llegamos a está fase?
Pongamos el ejemplo de estirar una banda elástica. Empezaremos a estirar fácilmente hasta que se aprecie la puesta en tensión de la banda, a partir de aquí existirá por parte de esta una resistencia, o reacción interna reactiva en el músculo.
La resistencia que realiza el músculo al estiramiento la podremos aprovechar para estirar, puesto que aumenta la temperatura en el interior del mismo, facilitando el deslizamiento entre los distintos planos subcutáneos (debajo de la piel).
Yo propongo la siguiente técnica de estiramiento desarrollada por el osteópata americano Fred Mitchell, conocida con el nombre de contracción-relajación.
Partiendo desde la posición en la que, como he comentado comienza la fase plástica donde comienza a molestar el estiramiento.

video


Realizaremos 3 contracción del músculo que estamos estirando de 3 segundos cada una. Seguida de pausa en la que tras una inspiración amplia estiraremos más, llegando a la segunda barrera, en la que repetiremos las contracciones. Pausa, inspiración amplia, aumentamos más el estiramiento llegando a la tercera y última barrera, en la cual realizamos los tres últimas contracciones. En estas tres series no podemos nunca dejar de progresar en el estiramiento.


Beneficios del estiramiento

1. Aumenta de elongación de los distintos elementos que componen en sistema músculo-esquelético.
2. Previene las lesiones, puesto que facilita o prepara la estructura para la realización de los movimientos.
3. Facilita la recuperación tras los esfuerzos, evitando la fatiga muscular, mejorando la ventilación pulmonar y perfusión (aporte de sangre a los tejidos).
4. Estimula la lubricación de las articulaciones, frena el acumula de cal en las mismas y atenúa la aparición de enfermedades degenerativas.
5. Facilita la relajación.
6. Se puede realizar a cualquier edad, reduciendo el riesgo de caídas en la tercera edad.
7. Facilita el correcto tono muscular.
8. Mejora la Propiocepción o percepción de la estructura corporal, lo que repercute positivamente en el equilibrio.

No hay que decir que para que aporten beneficios es imprescindible que se realicen correctamente.

¿Cómo y cuándo no debemos de realizar los ejercicios de flexibilidad, stretching o estiramiento?

1. No realizarlos con botes bruscos.
2. Después del estiramiento no volver a la posición inicial de forma brusca.
3. No estirar cuando tengamos dolor.

Consejos para prevenir lesiones de espalda

Permítame los siguientes consejos, los cuales le podrán ayudar a tener una mejor calidad de vida, para lo cual es fundamental el asegurar la integridad de la columna vertebral.

Según la Organización mundial de la salud (OMS) la salud es el equilibrio emocional, bioquímico y físico de la persona. De nada nos servirá el preocuparnos y centrarnos en un momento de nuestra vida en cosechas éxitos y dinero sino le damos la debida importancia a nuestro aspecto emocional y físico, los cuales repercuten directamente en nuestra espalda.

Evitar malas posturas. La gran mayoría de las personas se sientan de forma incorrecta, cruzando las piernas, llevando la cartera en el bolsillo trasero, inclinados hacia un lado o hacia atrás en el sofá al llegar a casa. Cuando actuamos así estamos contribuyendo al desequilibrio, el cual pondrá en estrés a nuestra espalda, contribuyendo así a fatigarse y por consiguiente llegado el momento contracturarse, apareciendo el dolor.
Evitar el sobrepeso. Debemos de ser conscientes de que nuestra estructura o sistema músculo esquelético esta preparado para soportar las cargas de nuestro peso corporal adecuado, no más. Lo que nunca podemos permitir es dejarnos ir y tener barriga, puesto que está desequilibra la estática normal de la persona y sobrecarga de forma excesiva la musculatura de la espalda.
Cuida la forma de coger peso. Deberemos de flexionar las rodillas al agacharnos y al levantar el peso pegarlo lo más posible a nuestro cuerpo. Se sabe que una causa frecuente de sufrir lesiones discales es el levantar peso de forma inadecuada.
Debemos de utilizar en la medida de lo posible las dos manos y por consiguiente los dos brazos para realizar las actividades cotidianas. Si sólo utilizamos un brazo contribuimos al desequilibrio, ya que todas las cargas recaerán de forma descompensada en la columna vertebral.
No dejes de hacer algo de deporte de forma controlada. El realizar deporte acorde a nuestra edad y condiciones físicas es una de las mejores medidas para mantener en forma la columna vertebral y el resto de las articulaciones del cuerpo. De este modo flexibilizaremos las articulaciones, mantendremos un tono muscular adecuado, tendremos una mayor percepción de nuestro cuerpo en el espacio, evitando caídas en las personas mayores, equilibrio, y un sin fin de beneficios.
No mantengas la misma posición durante el trabajo sin darte un respiro. El hecho de estar muchas horas delante del ordenador sin parar al menos cada hora para estirar las piernas y la columna traerá sin dudas consecuencias en tu espalda. Levantarse para beber algo de agua es una buena excusa para estirarnos al tiempo que nos permitirá despejarnos y aumentar el rendimiento en el trabajo.
Cambia el colchón antes de los diez años. Si tenemos en cuenta que un tercio de nuestra vida la pasamos, supuestamente durmiendo, no hay que decir que el estado del colchón repercutirá en nuestra espalda. El sistema músculo-esquelético descansa durante el sueño nocturno, y que el núcleo pulposo del disco intervertebral recupera el agua pérdida durante el día en este periodo no es difícil llegar entender lo importante que puede ser cambiar antes de 10 años de colchón.
Bebe suficiente agua. Teniendo en cuenta que la mayor parte de nuestro cuerpo está formado por agua, que el núcleo pulposo del disco intervertebral está compuesto en un 95 % de agua, nuestros músculos, huesos, y toda nuestro cuerpo necesita mucho agua para estar debidamente hidratados para realizar sus funciones, no debemos de dejar de beber agua periódicamente.
No abusar del uso de tacones. Esto aumentaría más nuestro desequilibrio anterior del cuerpo, el cual ya es suficiente para crearnos problemas los problemas de espalda que padecemos, no es conveniente aumentarlos.
Evita tomar analgésicos ni antiinflamatorios de forma innecesaria. El dolor es un mecanismo que nos avisa de que algo estamos haciendo mal no lo ignores. Te esta avisando al igual que las bandas sonaras de la carretera cuando estas extralimitándote, antes de que te pegues contra la barrera de protección.
Acude de forma periódica a nuestra consulta. Al igual que nuestro coche requiere de unas revisiones periódicas nuestra espalda también lo requiere. Seguro que al primer amago de dejarte tirado acudes al taller, sin embargo a la primera molestias de espalda o dolor, lo máximo que haces es tomar antiinflamatorios o analgesicos El hecho de que no nos duela en principio no quiere decir que no necesitamos una valoración. En ella se te detectaran aquellos niveles vertebrales bloqueados que no se mueven y obligan a otros niveles a trabajar de forma descompensada, incluso antes de que aparezca el dolor. Si te digo que la regulación de la musculatura esquelética (biceps, gemelos, musculatura de las extremidades) y la musculatura lisa (musculatura de los distintos órganos de nuestro cuerpo) depende de la integridad de la columna vertebral, te haras una idea de lo importante que es tener una espalda sana.

¿Tú coche seguramente está en equilibrio y tú lo estas? Nuestro organismo requiere del equilibrio para realizar correctamente todas las funciones.

Recuerda que le única forma de tener una espalda sana es adoptar desde hoy mismo unos hábitos de vida saludables, los cuales deben de formar parte de nuestro estilo de vida.

“En caso de enfermedad mirad primero la columna vertebral”

Hipócrates de Cos, el padre de la medicina

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Dolor de espalda I. Generalidades.

Concepto de dolor-según la International Asociation for the Study of Pain (IASP)— es definido como una experiencia sensorial o emocional desagradable, asociada a daño tisular real o potencial, o bien descrita en términos de tal daño. El dolor es, por tanto, subjetivo, por parte de la persona que lo experimenta.

Es la manifestación clínica más frecuente y la causa por la que el paciente acude a los centros sanitarios. El dolor somático es aquel que afecta a la piel, músculos, ligamentos, tendones o huesos. Bien localizado, circunscrito a la zona dañada y caracterizado por sensaciones claras y precisas.

Este es el dolor al cual hago referencia en este pequeño artículo. Es un dolor que varía según la posición que adoptemos, tiene por lo tanto una causa mecánica.

Para cualquier otro tipo de dolor se deberá de hacer siempre un exhausto diagnóstico diferencial por parte del médico para descartar cualquier otra patología.

Para hablar del dolor de espalda debemos de considerar que es un fenómeno muy frecuente que causa unos enormes costes socio-sanitarios dado el elevado número de bajas y pérdida de días laborables que supone. Se calcula que al menos una vez en la vida el 85% de la población sufre un episodio considerable de dolor de espalda.

Es importante tener unos conocimientos básicos de anatomía y funciones del disco intervertebral.

El disco esta formado por; el núcleo pulposo compuesto de sustancia gelatinosa con una composición del 95% de agua y el anillo fibroso formado por fibras de colágeno que son las que van a proteger y soportar las fuerzas de presión sobre el disco.

Con el paso del tiempo, la carga que soporta el disco hace que el núcleo pulposo se vaya deshidratando y perdiendo altura. Es por lo tanto un proceso natural conocido como artrosis vertebral que comienza a partir de los 30 años de vida.

El núcleo pulposo se nutre y recupera el agua perdida durante el día cuando la carga vertical desaparece, es decir durante el descanso nocturno. Es por lo que se calcula que una persona de edad media puede aumentar hasta dos centímetros de altura durante la noche.

¿Por qué se ha dicho siempre que la piscina es buena para prevenir las lesiones de espalda?

Uno de los principales motivos es porque estando inmersos en el agua de la piscina disminuyen las presiones verticales sobre el disco intervertebral. Por ello esta muy indicado la realización de ejercicios en la misma con fines terapéuticos, conocido como Acuoterapia.

Ahora bien, al realizar movimientos fuera del agua, como son la flexión del tronco al coger objetos o girar sobre nosotros mismos se produce un desplazamiento en sentido contrario al movimiento por parte del disco intervertebral. Lo que hace necesario que las fibras del anillo fibroso estén bien conservadas, para evitar lesiones conocidas como protusiones y hernias discales. (descritas en otros artículos).

Los movimientos normales del tronco están limitados por los distintos elementos que forman parte de ella, como son los ligamentos y la musculatura de la espalda. Siempre que hagamos un gesto súbito o repetido que ponga en peligro la integridad de la espalda aparecerán las conocidas contracturas musculares.

La contractura muscular es un estado estable de contracción muscular, que conlleva la falta de relajación. Lo que lleva a un circulo vicioso de contractura-dolor-inflamación. La contracción creará un desplazamiento mantenido de la vértebra y por consiguiente, como hemos dicho anteriormente del disco intervertebral en sentido contrario. Aumentando de esta modo la presión sobre el núcleo pulposo, lo que lo deshidratará con mayor facilidad. En este momento se estarán deshidratando simultáneamente el músculo y el disco intervertebral.

Llegado este momento no debemos estirar el músculo, puesto que se crearía sin duda más dolor, inflamación y contracción. Es el momento de poner en marcha los dos objetivos de la primera fase de todo tratamiento (disminuir la inflamación e indirectamente el dolor) debiéndose de acompañar esta cierto grado de reposo por parte del paciente.

Pero antes y de forma prioritaria se deberá de hacer un diagnóstico preciso de que nivel vertebral es el afectado, tipo de lesión e integridad de los distintos elementos de la columna vertebral.

Toda lesión mecánica de espalda de causa no traumática es como consecuencia del mal uso de la misma. Es decir, por malas posiciones repetidas, sobreuso o gesto concreto súbito. Aquí se cumplen las tres preguntas hipocráticas de la medicina; ¿Qué le duele? ¿desde cuándo? Y ¿A qué cree que es debido? El paciente siempre responderá a las dos primeras de forma casi inmediata, pero a la tercera, suele responder que no lo sabe. Pero realmente si lo sabe y será generalmente en el transcurso de la primera visita cuando responda a esta, siendo realmente necesario e imprescindible para que el tratamiento sea exitoso. 

En la gran mayoría de los casos el paciente sabe la causa. Es lo que yo intento resumir con el siguiente ejemplo del semáforo.

Cuando el semáforo está en verde, todo va bien, podemos pasar y seguir con nuestra actividad. Cuando aparece el ámbar, primeras molestias o sensaciones de que algo va mal, debemos de prepararnos para parar ya que inmediatamente después, aparecerá el rojo, obligándonos a parar. Si no hacemos caso y no nos detenemos ni interrumpimos la actividad se producirá la lesión. Se entra en el circulo vicioso descrito anteriormente (contractura-dolor-inflamación) y a partir de aquí es cuando nos encontremos todos los siguientes semáforos en rojo, aumentando el riesgo de sufrir accidentes y patologías de mayor consideración.

Por ello es muy importante acudir a un profesional que estudie detenidamente la causa del problema, analizando el tipo de dolor y los signos acompañantes.

Cuando no tenemos problemas de espalda o lesiones de espalda todo va bien en equilibrio pero cuando aparece la lesión, este se altera. Toda lesión de espalda conllevará una compensación, que creará una lesión adaptativa, que podrá alterar la estática y la dinámica normal del cuerpo.

La Fisioterapia te ayuda a prevenir y a tratar cualquier alteración causada por este tipo de patología o dolor de espalda. Y la Osteopatía dará a esta un perspectiva global de la misma.

Párate en el primer semáforo en rojo y no hagas caso omiso al dolor, unos de los mecanismos más importantes que tiene la máquina más perfecta que existe, la humana.






Espero que te haya resultado de interés. 
Un saludo

domingo, 7 de noviembre de 2010

Viaje profesional a Guinea Ecuatorial

En Septiembre del 2006, viaje a Guinea Ecuatorial con la Selección nacional de aquel país.

Aquí estoy en el Hotel de concentración dándole masaje a un miembro de selección nacional de Guinea. La humedad era sofocante y te pasabas casi todo el día sudando, pero claro está que fui a trabajar.

Aquello fue una experiencia fantástica e inigualable. En primer lugar porque en Guinea, al igual que en el resto de África, se vive el fútbol de manera diferente. La gente se vuelca con su selección, la religión y el baile.

Vas por las calles y ves que realmente te encuentras en un país que a pesar de ser productor de petróleo sus gentes viven muy humildemente. Sin embargo sus chavales van por las calles jugando al fútbol, con una pelota de cualquier manera. Las niñas bailando en pequeñas competiciones que se organizan de un lado y otro de la acera.

Al atardecer acuden a las muchas iglesias que hay por Malabo. No hay taxis son guineanos que van en sus coches, si ven a alguien de fuera te tocan la pita, como decimos en Canarias y te llevan por unos cinco francos africanos aproximadamente. Eso si la música que se oye por todos lados es Macusa, de origen africano.

 Aquí se puede observar el aspecto que presentaba el estadio de Malabo en su partido inagural y clasificatorio para la Copa de África de naciones contra la selección nacional de Benin el cual se gano por 2-1
 En esta foto correspondiente al final del partido estoy junto a los jugadores de todos conocidos como son, de izquierda a derecha, Rodolfo Bodipo y Benjamin Sarandona mostrando orguñosos la bandera del pais de origen del padre y la madre respectivamente.
En cuanto a lo profesional fué un buena experiencia en la que trabajé con un médico de sobra conocido en el Fútbol, Luis Tárrega y el doctor local Patric. Ambos en esta foto.
Me contrató la selección de Guinea por medio de Benjamin Sarando al cual estuve tratando durante toda su etapa como jugador del Betis. 
Desde aquí quisiera mandarle un fuerte abrazo de agradecimiento. Saludos campeón.

sábado, 16 de octubre de 2010

osteopatia

¿Qué es la osteopatía?
Es un acercamiento diagnóstico y terapéutico manual a las disfunciones de movilidad articular y tisular general, en lo que concierne a su participación en la aparición de las enfermedades.
¿Qué es la lesión osteopática?
Se caracteriza por la pérdida de movilidad de una articulación. Todas las articulaciones tienen que tener conservados sus rangos de movimientos; flexión, extensión, rotación y lateroflexión, para asegurar el movimiento armonioso global del cuerpo.
¿Cómo actua la Osteopatia ante la lesión vertebral?
En primer lugar detectando el nivel vertebral que no se mueve y devolviendole la movilidad, puesto que sino está falta de movilidad debe de ser compensada por otras vertebras próximas. Siendo este el asentamiento de las artrosis a nivel vertebral, las hernias y demás patologías conocidas.

¿En qué se basa la Osteopatía?
Se basa en cuatro principios fundamentales.

La estructura gobierna la función. En principio la alteración será mecánica o músculo-esquelética, pero si está no se soluciona y se cronifica creará cambios degenerativos.
La unidad del cuerpo. Basada en la facultad que tiene el cuerpo en conseguir el equilibrio, lo que se conoce como Homeostasis.
La autocuración. El cuerpo tiene todos los mecanismos necesarios para autocurarse, siempre y cuando esté respetada la ley de la arteria.
La ley de la arteria. La sangre es el elemento que transporta todos los elementos necesarios para que el cuerpo se nutra y sane. Una mala circulación facilitará la aparición de la patología.
¿Cómo?
A modo de ejemplo, si el nivel lesionado es L5-S1 (última vértebra lumbar y primera vértebra sacra) siendo este el nivel que controla el tono muscular de los gemelos, el paciente presentará imposibilidad a ponerse de puntillas.
Se manipulará aquellos niveles próximos hipomoviles, para que L5 –S1 no deba de compensar esa falta de movilidad, lo que sin duda le llevaría a sufrir lesiones crónicas.

¿Si el músculo tiene el tono muy alto, será que está muy fuerte, no?

No. El músculo necesita tener el adecuado tono muscular. Veamos:
El músculo es como una esponja, en el movimiento normal al estirarse absorbe sangre oxigenada (compuesta de oxígeno y nutrientes) y al contraerse elimina sangre desoxigenada (mezclada de monóxido de carbono, toxinas y demás elementos de desechos).
Si en músculo no tiene el tono adecuado esté no se nutrirá adecuadamente. Puesto que el exceso de tensión muscular creará una barrera impidiendo que la sangre llegue con facilidad, no cumpliéndose en este caso unos de los principios fundamentales de la Osteopatía, la Ley de la arteria (anteriormente descrita)

Llegado este momento, en el cuál nos duele el músculo y la zona lumbar. ¿La solución estará en estirar la musculatura?
No. El dolor es una señal o mecanismo de defensa que nos está indicando que nos paremos y acudamos a un profesional cualificado. Siendo este el que deberá interpretar que nos pasa y como proceder.
Pero lo que está claro es que la solución no pasa por que estiremos el músculo, puesto que el problema estará, como hemos dicho antes en el nivel vertebral que va ha regular la actividad motora de este músculo.
Sino ponemos remedio rápido se fibrosará la musculatura afectada, puesto que el organismo no puede permitir que la musculatura esté constantemente contraída.

Si tenemos en cuenta que la lesión osteopática no sólo afecta a la musculatura esquelética, sino también a la musculatura lisa ( musculatura que recubre las paredes del estómago por ejemplo o de cualquier otra víscera) se podrá llegar a alterar la función de dicho órgano. De ahí el principio fundamental de la Osteopatía del cuerpo como unidad, es decir tratando de este modo la globalidad del cuerpo.