Translate

miércoles, 9 de febrero de 2011

epicondilitis

LESIONES EN LA PRÁCTICA DEL PÁDEL

Consideramos que antes de poder determinar cuales son las lesiones típicas de un determinado deporte se debería de tener en cuenta que existen lesiones derivadas del mal uso de una determinada técnica, o de no utilizar los materiales adecuados según nuestras características físicas o técnicas para el juego. Así como no dejar el tiempo suficiente para irnos adaptando poco a poco al juego.
Observando y estudiando como evolucionan las lesiones deportivas se podría afirmar lo siguiente.
“Si toda persona que comienza en un determinado deporte respetara los tres principios fundamentales de todo acondicionamiento deportivo: progresión, continuidad e individualidad, no sufriría las lesiones que se dan en el periodo de adaptación a ese deporte”.

Para dar veracidad a esta afirmación, sólo basta con hacer un poco de memoria y recordar aquellas molestias sufridas previas a las lesiones, en las cuales si las analizamos podemos llegar a la conclusión que han sido como consecuencia de sobrecargas de una determinada musculatura, la cual no habíamos trabajado hasta ese momento de forma continua.
Volviendo al tema del Pádel, se sabe por distintos trabajos de investigación que la famosa lesión del codo de tenista o epicondilitis un ejemplo de todo lo anteriormente descrito.

Para evitar que esta zona se sobrecarge a parte de cuidar nuestra técnica debemos de estirar toda la musculatura que se inserta en el codo, como se muestra en las siguientes fotos.
Primera foto. Estiramiento de la musculatura flexora y pronadora del antebrazo (la pronación es llevar la palma de la mano hacia abajo y la flexión es llevar la mano hacia nosotros, por lo tanto el estiramiento de esta musculatura la deberemos de hacer llevando la mano a los límites opuesto fisiológicos)





Segunda foto. Estiramiento de la musculatura extensora y supinadora. (la supinación es llevar la palma de la mano hacia arriba como si fueramos de llevar una bandeja). En esta foto se está estirando el antebrazo derecho, con la mano flexionada o puño cerrado.


Concepto de epicondilitis: Se entiende por la inflamación a nivel del epicondilo, en donde se inserta la musculatura extensora de la muñeca.

En estos videos que se muestra a continuación se puede observar como Adrian Tito Allemandi ejecuta la técnica de volea con la muñeca semirígida y bloqueada. De este modo se evita la famosa epicondilitis o la menos conocida epitrocleitis o codo del golfista.

video

video

Pero para poder prevenir la epicondilitis no sólo depende de que realicemos o no la técnica adecuada, sino de otros factores como el elegir la pala adecuada según nuestra técnica, nivel de juego y peso de la pala.
Algunas cuestiones técnicas a tener en cuenta, de las cuales sería siempre recomendable que sea el monitor el que las determine, puesto que él sabrá que tipo de pala debemos de utilizar, pero aquí va algo al respecto.

Existen dos tipos de palas; redonda y tipo pera. Las redondas no precisan que se golpee a la bola en el centro de la pala, son las recomendadas para los que aun tienen poco toque y por su juego suelen ser defensivos. En cambio las tipo pera requieren de mayor nivel de juego puesto que se debe de golpear la bola en un punto concreto (punto dulce), justo en el centro. Tienen más peso en los bordes superiores de la pala, está indicada para imprimir más potencia en el golpeo.

La empuñadura también es un factor a tener muy en cuenta a la hora de comenzar a jugar al Pádel para evitar estas lesiones, ya que la pala tiene que estar bien sujeta.
Otro aspecto a considerar es el tipo y altura del cesped artificial el cual suele medir entre 10 y 15 milímetros, siendo los más empleados y recomendados los de 12 milímetros. El cual tiene que llevar la suficiente arena para permitir al jugador deslizarse y llegar con mayor facilidad a las bolas.

El cesped no puede estar muy seco, lo cual facilitaría las caídas y ni muy mojado, en caso de lluvias abundantes, lo que sin duda hará que la pelota pese más. Pues el hecho de que la pelota pese más también es un factor importante que deberemos de evitar para las lesiones, tanto de hombro, codo o muñeca.

Otro elemento a tener en cuenta son las zapatillas, a parte de elegir las propias del Pádel con las suelas y refuerzos laterales debemos de asegurarnos de cambiarlas antes de que el exceso de luso desgarse la suela. 
Gracias por tu tiempo

viernes, 4 de febrero de 2011

lesiones deportivas

Consideramos que al analizar las lesiones deportivas el hecho de haber sido deportista nos puede beneficiar a la hora de prevenir y tratar las lesiones.
En primer lugar se debería de adaptar el deporte a nuestras características físicas, edad, peso y tiempo que llevamos sin realizarlo de forma habitual.
En cuanto a la técnica comentar que todo gesto técnico deportivo requiere de un periodo de adaptación e integración en nuestro esquema corporal, para poderlo realizar sin que nos pueda llegar a causar daño. Lo ideal sería que nos pusiésemos en manos de un monitor para que nos enseñe la técnica adecuada.
Pese a que cada vez hay más y mejores monitores deportivos, las lesiones siguen estando presentes y sobre todo en lo que se considera periodo de adaptación a un determinado deporte. Ello demuestra que la prevención no sólo depende de que realicemos o no la técnica adecuada.
En la gran mayoría de las lesiones ha habido un nivel de exigencia por encima de nuestras posibilidades, al realizar un gesto nuevo para nosotros de forma muy continua y sin la progresión adecuada. El Quijote no se puede leer en dos días.
Toda lesión no traumática irá precedida de molestias, que nos avisa de que algo va mal, el hacer caso omiso al dolor y tomar antiinflamatorios y analgésicos no nos librará de las lesiones.
Otro aspecto a considerar es que la estructura física nos puede condicionar a sufrir una determinada lesión, el análisis minucioso por parte de un especialista nos puede prevenir de dichas lesiones. “En lo fisiológico la función gobierna la estructura, en la patología la estructura gobierna la función”
El acudir al fisioterapeuta para que sea él, el que interprete esos síntomas previos a las lesiones nos podrá prevenir con mayor facilidad de las lesiones. Gracias por vuestro tiempo.